La impronta de la gestión de las autoridades en Salud Pública, desde el origen de las definiciones en 2004, ha sido que los proveedores deben ofrecer servicios integrales, adaptables, flexibles, escalables, innovadores y con sentido social, pensando en que el objetivo principal es aportar a una mejor gestión y atención a las personas.

Ediciones Especiales El Mercurio, proveedores tecnológicos del Estado, 31 de agosto de 2016

Los wearables, las apps sanitarias, Big Data y Análisis de Negocio, la Inteligencia Artificial, la Ficha Clínica Electrónica, el ERP y la Telemedicina, son sólo algunos de los conceptos que hoy se escuchan con fuerza en las iniciativas TI para la salud y representan sólo parte del real desafío que tienen los proveedores de estos servicios y herramientas tecnológicas. Hoy más que ayer, en un proceso de mejora continua, las autoridades han publicado estándares y procesos, tecnológicos y de alcance funcional, a las que deberían atenerse todas las propuestas TIC en el sector de la salud pública.

En este marco, la ficha clínica electrónica RAYEN con amplia cobertura en los centros de salud primaria del país (APS), además del mantenimiento evolutivo imprescindible de este ámbito, hace un año emprendió una serie de iniciativas de ampliación tecnológica y funcional, que responden a los desafíos actuales, ejemplo de ello es la nueva urgencia implementada con éxito en Pedro Aguirre Cerda entre otras comunas del país, e integraciones que incorporan los últimos estándares de calidad, diseño y experiencia de usuario de última tecnología, completando exitosamente las últimas pruebas en la IHE Europe Connectathon 2016, realizada en Bochum, Alemania; evento de reconocimiento mundial en materia de interoperabilidad e integración entre sistemas para la salud.

Lea la nota completa aquí

Noticias relacionadas

Ver más noticias